MÓDULO DE TEATRO FÍSICO

MÓDULO DE TEATRO FÍSICO

 


El Teatro Físico, o Teatro Gestual, es una de las líneas de trabajo más importantes y antiguas que existen para abordar el arte de la interpretación, y una de las más satisfactorias para el actor. Durante el siglo XX, el desarrollo de la cultura de masas ha primado el trabajo psicológico del actor frente a esta línea, sobre todo en nuestro país. Nuestro objetivo es proporcionar a nuestros alumnos un retorno al desarrollo del trabajo de gesto, imprescindible para la formación de un actor completo, sea cual sea su medio.

Para ello, la Escuela Internacional de Mimo y Teatro Gestual Nouveau Colombier organiza y dirige este módulo dirigido a todos aquellos que quieran introducirse en el control y dominio de su cuerpo aplicado a la escena.

 

Primer Trimestre

Debemos empezar a crear, a accionar con la primera de nuestras herramientas dentro del teatro: nuestro propio cuerpo. La presencia escénica, la disponibilidad, el juego y el análisis de la vida cotidiana serán los conceptos encargados de guiarnos durante la primera parte del proceso de aprendizaje. Antes de la palabra siempre está el silencio y ese silencio nos lleva directamente a la creación de cualquier dramaturgia (gestual o textual). Descubrirlo y entenderlo psico-físicamente como motor esencial antes de la palabra es esencial en esta primera parte del trabajo. Aquí nos empezaremos a familiarizar con el vocabulario teatral esencial: foco, resonancia, justeza, progresión, suceso, etc.

En definitiva, nos situaremos (quizá por primera vez) en el espacio escénico, entendiendo este espacio como un lugar que se nutre de la vida cotidiana sin copiarla ni imitarla sino sintetizándola para así desvelar su verdadera naturaleza.

 

Segundo Trimestre

Haremos hincapié en las nociones de elenco  y coro; desde un lugar en el que permitiremos que los cuerpos escénicos se encuentren y sean capaces de construir imaginarios comunes. Pero también abordaremos temas  específicos (la guerra, el éxodo, la celebración, etc)  para descifrar sus  necesidades y abordarlos desde diferentes caminos para llegar a su propia esencia.

El trabajo en equipo, la fuerza del grupo (incidiendo en la aportación individual y no en la masa), la composición,  los conceptos de forma, tiempo o espacio; todo esto para incidir y profundizar en la improvisación, que es, sin duda, una de las piezas clave para entender la interpretación o la dirección escénica.

 

Tercer Trimestre

Aunque el concepto de acción estará presente durante todo el recorrido de la materia (no puede ser de otra manera), aquí profundizaremos en la acción física y la acción interna. No existe teatro sin acción y los verbos activos en movimiento son los portadores de dicha acción. Ellos nos conducirán hacia la relación sincera entre los personajes dentro de la escena.  Un personaje  puede rechazar a alguien dulcemente o seducir con violencia. Estas acciones con estas calidades llevan implícitas emociones: la rabia, la melancolía o la tristeza por ejemplo. Es imprescindible para una alumna o un alumno la comprensión de estas emociones. Una comprensión que debe hacerse desde la práctica, desde el espacio y desde el compromiso que el actor y la actriz debe tener siempre sobre la escena.  ¿cómo provocamos que el público vivencie la ira,  la euforia, la desesperación y pánico?

 


CONTACTA CON NOSOTROS PARA MÁS INFORMACIÓN