Carlos Costa
Cáceres (1993). A los siete años comencé a estudiar danza clásica, flamenco y contemporáneo, dedicándole muchos años de mi vida. 
Tras el descubrimiento del arte, fuente que me salvó la vida, estudié  Interpretación en la ESAD de Sevilla, donde además fundé mi propia compañía : Mortificación Teatro, en la que dirijo, escribo y actúo.
 Allí descubrí el teatro Ritual de la mano de Salvador Tavora, recientemente fallecido , y de su hija, Concha Tavora, que modificó mi manera de entender el teatro.
Al terminar, me mudé, junto a mi compañera de vida y profesión, a Madrid. 
Realicé cursos con personalidades destacadas de la performance como Tamara Cubas o Abel Azcona. Además de dirección escénica con Carlos Tuñón o teatro ritual con Jessica Walker.
El último curso recibido fue con Angélica Liddell, que no necesita presentaciones.
Actualmente, voy a sacar un libro, y continuar con mi trabajo escénico en Mortificación.»